Suscripciones
Contáctanos
PAREJA
Evita las peleas
La mayoría de los matrimonios discuten por diferentes razones, poniendo a prueba la tolerancia dentro de la relación

Deseret News

¿Sabes que discutir con tu pareja puede fortalecer su relación? Esta es una forma de controlar los sentimientos y las emociones, poniendo a prueba el amor, la paciencia y el respeto que se tiene en pareja. No obstante, es importante saber parar a tiempo una discusión para que ésta no se salga de control, evitando lastimar y herir a la persona que se ama. Las palabras, así como la indiferencia, son armas que se deben emplear con cautela usando la razón.
La mayoría de los matrimonios discuten por diferentes razones, poniendo a prueba la tolerancia dentro de la relación. Cuándo discutes una y otra vez ¿tienes el mismo sentimiento de impotencia y desesperación? Eso pasa porque cada discusión nueva trae al presente pensamientos negativos del pasado, guardando rencor en tu corazón. Aprende a liberarte de cada discusión y cierra el ciclo cada vez que se presente una nueva. Para lograrlo, considera lo siguiente.

1. No es competencia

Tanto tus opiniones como las de tu pareja son importantes y aunque sean polos opuestos, no se trata de defender a capa y espada tus ideales y tu forma de pensar. En toda discusión se debe saber negociar, conceder y usar la razón de forma inteligente.

Competir dentro del matrimonio lo destruye poco a poco, dejando secuelas como la rivalidad y el egocentrismo. Por lo tanto, no se trata de ver quién puede más, sino de aprender a escucharse entre la pareja.

2. Evita discusiones en el momento del conflicto

Cuando se intenta arreglar cualquier problema en el momento en que sucede una discusión, generalmente resulta contraproducente, ya que la mente se bloquea y no se logra expresar lo que sentimos, de manera correcta. Cuando no se es capaz de controlar la situación, es común volverse violento, gritar y herir con las palabras a la pareja.
Lo recomendable es dejar enfriar el problema, pensar y reflexionar sobre las posibles soluciones que puedas aportar. Toma el control y comunícate con tu pareja de manera respetuosa, en un ambiente adecuado.

3. ¿Quién comienza con la discusión?

Si tu pareja es la que empieza a enojarse, insultar y provocar la discusión, lo mejor es dejarlo que se desahogue, no pares por completo lo que tiene que decirte. Sin embargo, procura no contestarle, para así evitar continuar con la dinámica de los insultos y las faltas de respeto. De no ser así, lo más probable es que no logren llegar a una solución. Intenta escuchar el punto de vista de tu pareja y cuando veas que se ha calmado, retoma el tema, pero aportando alternativas para arreglar el problema.

4. Acepta tus equivocaciones

Nunca se solucionan las discusiones si no se tiene la humildad de reconocer cuando se ha cometido un error, recuerda que nadie es perfecto y todos nos equivocamos muchas veces. Pedir perdón fortalece la relación y más aún, cuando la persona pone todo de su parte para no caer en la misma situación.

5. Busca un punto medio

Algunas veces es sano para la pareja ceder ante una discusión, sin embargo, no siempre es lo mejor, ya que estarás reprimiendo lo que sientes y piensas. Es importante mantener una buena comunicación, así que busquen un punto en común para que ni tú ni él, salgan lastimados.
Recuerda que siempre hay soluciones, encuéntralas y actúen. En el peor de los casos, si no logran arreglar la situación por ustedes mismos, acudan con un especialista que los ayude a salvar su relación.

Comentarios
 Para poder comentar, debes estar registrado.. es fácil y rápido
Suscribirse a nuestros contenidos
Nombre:
Dirección de correo:
MÁS VISITADO
 
MÁS COMENTADO
SEMANA
 
MES
 
SIEMPRE