Suscripciones
Contáctanos
BIENESTAR
¿Tu hijo se quemó? Esto es lo que tienes que hacer
Nunca será igual un cerillo o aceite que salta, a una olla de agua hirviendo; hay que considerar si es quemadura de primer, segundo y tercer grado

Deseret News

Según datos de la Secretaría de Salud, en México cada año se dan 130 mil casos de niños quemados, la mayoría dentro de los hogares. Pero hay de quemaduras a quemaduras. Nunca será igual un cerillo o aceite que salta, a una olla de agua hirviendo. Es decir, hay quemaduras de primer, segundo y tercer grado. Te explico brevemente cada una:

Primer grado

Es leve, como un cerillo sobre la piel, algunas gotas de leche o agua caliente. Se enrojece la piel, hay poco ardor, sin ampollas.

Segundo grado

Duele mucho, hay ampollas y la piel se torna muy roja. Quemarse con la plancha entra aquí.

Tercer grado

Son las más graves. Se destruye gran parte del tejido de piel y puede internarse a las capas más profundas de ésta, aun verse la grasa, los músculos y los huesos. Un incendio, quemaduras por electricidad, sustancias corrosivas, agua hirviendo suelen ser causa de este tipo de quemaduras.

Cómo atender una quemadura

Debes saber que una quemadura de tercer grado requiere hospital, invariablemente. Sin embargo, una más leve sana en días, si aplicas primeros auxilios como éstos:

1. Calma

Primero calma y reconforta al pequeño, pues tendemos a gritar, lo que crea sumo estrés y miedo en el menor.

2. Reduce la temperatura

Para reducir la temperatura, deja correr agua fría sobre la zona afectada. Mantén así durante 5 minutos y cubre con una gasa estéril. Con esto calmarás el intenso ardor y evitará que se formen ampollas. Si se forman, no las revientes, puesto que el área de la piel está totalmente expuesta, se crea una herida y el niño puede sufrir una infección.

3. Seguimiento

Deja que sane sola y revísala, si ésta tiene pus y duele, puede ser alerta de un proceso de infección, en este caso acude con un médico.

En la casa, en la oficina… algunos remedios

Los remedios de casa pueden funcionar, pero únicamente en casos de quemaduras muy leves; jamás deben hacerse en casos más graves. He aquí los más comunes:

Papaya rallada

Úntala tres veces al día y verás el resultado.

Miel

Sin duda, un poderoso antihistamínico, calma el ardor, previene la infección y sana rápido. Unta y repite tres veces al día, pero enjuaga con agua tibia cuando lo hagas.

Sábila

La mayoría tenemos una de estas pencas en casa, sus cristales son excelentes para el tratamiento. Enjuaga, coloca y repite tres veces al día.

Vitamina E en cápsulas

Rompe las cápsulas y esparce el líquido sobre la parte afectada, dos veces al día. Calma el dolor y ayuda a cicatrizar

Lo que NUNCA debes hacer

Ni por error untes en la quemadura crema dental, mantequilla, grasa, talco, loción o aceite; no ayuda, sí empeora. Si es leve, en las farmacias encontrarás medicamentos especiales.
Así que a tomar en casa las precauciones necesarias, recuerda que la piel de los menores es mucho más fina, y se prende en un instante.

Comentarios
 Para poder comentar, debes estar registrado.. es fácil y rápido
Suscribirse a nuestros contenidos
Nombre:
Dirección de correo:
MÁS VISITADO
 
MÁS COMENTADO
SEMANA
 
MES
 
SIEMPRE