Suscripciones
Contáctanos
FAMILIA
¿Por qué controlar la cantidad de azúcar que consume tu hijo?
Los niños pueden llamarlo insensible, pero la Asociación Americana del Corazón ha publicado nuevas directrices controvertidas sobre la cantidad de azúcar que los niños deben consumir.

Los niños pueden llamarlo cruel, pero la Asociación Americana del Corazón ha publicado nuevas directrices muy estrictas sobre la cantidad de azúcar que los niños deben consumir.

En las recomendaciones publicadas el pasado 22 de agosto en la revista 'Circulation', de la Asociación del Corazón, indicó que los niños entre las edades de 2 y 18 años deben tener no más de seis cucharaditas o 25 gramos de azúcar al día, e instó a los padres a que sus hijos limiten a no más de 8 onzas de refresco endulzado por semana.

"Los niños menores de 2 años no deben tomar ningún alimento o bebida que contenga azúcares añadidos", recomendó la AHA (la 'Asociación del Corazón', por sus siglas en inglés).

Muchos alimentos y bebidas, incluso la leche, contienen azúcar de forma natural. Las directrices no se ocupan de ellos, pero muchos productos están endulzados por los fabricantes para que les sea más atractivo su sabor.

La investigación ha demostrado que los seres humanos tienen una preferencia natural por los sabores dulces, desde el nacimiento. Sin embargo, nuestros antojos de dulces crecen a lo largo de nuestra exposición a los mismos. Los bebés alimentados con agua endulzada quiere más a los 2 años que los bebés que no la recibieron, o que se les dio en cantidades más pequeñas.

La 'Asociación del Azúcar', que representa a los fabricantes, se apresuró a protestar por la declaración de la 'Asociación del Corazón', señalando que las pautas dietéticas de Estados Unidos, emitidas en enero, no fueron tan estrictas. Dichas directrices indicaron que el azúcar añadido debe comprender no más del 10 por ciento del total de calorías de una persona.

El establecimiento de objetivos en base a cucharaditas, no a las calorías totales, significa que las directrices son las mismas para una niña de preescolar como un chico de secundaria, un estándar que la asociación de fabricantes del azúcar clasifican como "desconcertante".

"La AHA recomienda 6 cucharaditas de azúcares añadidos para unos adolescentes muy activos, de 16 a 18 años de edad. Esto es sólo un 3 por ciento de sus calorías ¿Dónde está la ciencia para apoyar esta recomendación? El debate alrededor de los azúcares añadidos se ha salido de control, y las creencias de los individuos están superando lo que la evidencia científica demuestra en realidad", dijo la 'Asociación del Azúcar' en un comunicado.

La 'Asociación del Corazón', sin embargo, comentó que sus cantidades recomendadas son asumibles e importantes, ya que el consumo de azúcar en exceso se asocia con la obesidad, enfermedades del corazón, y del azúcar en sangre, entre otras condiciones. Y observó que es más fácil para los padres controlar la ingesta de sus hijos por el número de cucharaditas, en contraposición a caprichos por el total de calorías consumidas.

Numerosos estudios han mostrado una mejora en los marcadores de salud cuando las personas recortar el consumo de azúcar. En un estudio de 'The Washington Post' se informó el año pasado que los investigadores mostraron que la salud de los niños mejoró en 10 días cuando se restringió el consumo de azúcar.

Incluso, a pesar de que los niños no redujeron las calorías o hicieron más ejercicio, perdieron peso y su presión arterial y niveles de insulina mejoraron, informó Ariana Eunjung Cha para el 'Post'.

Los azúcares agregados se esconden en los lugares más inesperados, incluso en los alimentos "saludables" como el yogur o la salsa de espaguetis. Sin embargo, para muchas familias, la mayor parte del azúcar que consumen vienen de unas botellas de paquetes de 12, o de 2 litros.

"La mayor fuente de azúcares añadidos en una dieta típica son las bebidas embotelladas, que incluyen refrescos, zumos o bebidas de frutas, café y té endulzado, bebidas energéticas, bebidas alcohólicas, y aguas saborizadas", según señalan las directrices dietéticas estadounidenses de 2015-2020.

Un refresco de 20 onzas (al más de medio litro) puede contener hasta 18 cucharaditas de azúcar, tres veces la cantidad diaria recomendada por la 'Asociación del Corazón', de acuerdo con la Escuela de Salud Pública T. H. Chan de la Universidad de Harvard, que les llama refrescos "de caramelo líquido".

Las últimas directrices dietéticas instan a los padres para reemplazar las bebidas azucaradas por agua corriente.

Comentarios
 Para poder comentar, debes estar registrado.. es fácil y rápido
Suscribirse a nuestros contenidos
Nombre:
Dirección de correo:
MÁS VISITADO
 
MÁS COMENTADO
SEMANA
 
MES
 
SIEMPRE