Suscripciones
Contáctanos
FAMILIA
Cómo criar a un niño difícil
En esta serie de artículos de LIFEadvice, Coach Kim te ayuda a comprender a tu hijo y establecer una relación de amor. Te sorprenderá lo rápido que responden los niños y lo bien que se comportan siguiendo los consejos

(DESERET NEWS)._ Pregunta: Mi hijo tiene un temperamento muy difícil y me cuesta llevarme bien con él, para decirlo sin exagerar. Nos complica demasiado la vida y nos enfrenta todo el tiempo. No hace nada a menos que yo pierda la paciencia y me enoje o diga cosas hirientes. Lo amo pero no me agrada, lo que me hace sentir muy mal. Todo tipo de consejo será bienvenido. Quiero que tengamos una buena relación pero no sé cómo cambiar esta situación.
Respuesta:
Comprender a los niños, y a la gente en general, es más fácil de lo que te parece. Y si logras comprender qué es lo que los motiva, entonces sabrás exactamente lo que necesitan y cómo motivarlos y llevarte bien con ellos.
Durante mi carrera, descubrí que existen 12 predisposiciones psicológicas o tipos de personas, pero para este artículo, voy a simplificar y dividir las personas en dos tipos, que se pueden aplicar tanto a padres como a hijos.
Las personas que necesitan controlar.
Las personas que necesitan la aprobación de los demás.
A fin de comprender la dinámica de la relación con tu hijo, debes contestar esta pregunta: ¿Qué es lo que más necesito y qué es lo que mi hijo necesita más?
Tómate un minuto para pensarlo, aunque ya conoces la respuesta.
Si eres una madre controladora, quizá te concentres más en tareas u objetos. Te gusta el orden y la estructura y que cada cosa esté en su lugar. Tienes todo bajo control y esperas que te obedezcan. Pierdes los estribos con facilidad o sientes que se aprovechan de ti o te maltratan y te ofendes. Tienes mentalidad de víctima y a veces piensas que la vida es injusta. Eres perfeccionista y criticona cuando las cosas no salen como quieres.
Tienes grandes expectativas y sientes frustración o te enojas cuando tu hijo no hace lo que le pides en tiempo y forma. Sientes que te faltan el respeto y exiges que te respeten. Te comportas mal cuando sientes que pierdes el control. (Quizá no te identifiques con cada una de estas características, pero seguramente con algunas.)
Si tu hijo tiene una personalidad controladora, que se parece a la tuya, seguramente peleen por dominar. Lo que más quieren estos chicos es la libertad por sobre todas las cosas. También quieren tomar sus propias decisiones siempre que puedan. Manipulan a los demás para obtener lo que quieren, especialmente si como madre te enfocas en la aprobación.
Los niños con personalidad controladora pueden también ser pasivo-agresivos si reciben un castigo al desafiarte abiertamente. Esto puede hacer que no resulten agradables para los demás. Estos niños quieren que se los respete y tener la capacidad de forjarse su propio camino, por lo que a menudo te harán frente.
Si como madre tienes un fuerte enfoque en la aprobación, tu mayor miedo es el fracaso, quedar mal y/o las críticas (no ser lo suficientemente bueno o querido). Eres muy estricta porque quieres evitar quedar mal ante los demás o eres demasiado indulgente y evitas imponer disciplina para obtener el cariño de tu hijo. En este caso, tu hijo percibe tus inseguridades y las utiliza para manipularte o para faltarte el respeto, particularmente cuando actúas con dramatismo sentirte inferior o despreciada. Te preocupas por obtener la aprobación de los demás a través de tu apariencia, desempeño, posesiones o popularidad. Tus hijos sienten que pasan a segundo plano y se molestan contigo. ¿Te reconoces en esta descripción?
Si tu hijo busca aprobación, hace cualquier cosa por llamar tu atención. Si no lo logra comportándose bien, entonces intentará con mala conducta. Estos niños necesitan constantes elogios y aliento. Si no lo obtienen o no se sienten importantes o especiales, entonces se portan mal. Si eres una madre controladora que se enfada cuando no la obedecen, tiendes a enfadarte con tu hijo. El niño que busca aprobación interpreta en enojo como disconformidad. Si siente que no logra complacerte, puede llegar a abandonar cualquier intento. No sentirse importante lo lleva a pelearse contigo. Si como madre buscas la aprobación, tu mundo gira a tu alrededor y te olvidas de darle respaldo y elogiar a tu hijo.
Una vez que logres descifrar cuál de estas dinámicas se cumple en tu familia, puedes seguir estos consejos.
Si tu hijo tiene una personalidad controladora, necesita libertad, opciones y respeto por sus ideas y capacidades
Necesita todo el control que puedas darle. Se comporta mejor cuando si le das opciones. Debes escucharlo, hacerle preguntas e incluirlo en la toma de decisiones, reglas y consecuencias siempre que sea posible.
Si tu hijo busca aprobación, entonces necesita que le prestes atención, tiempo, elogios y respaldo
Necesita realizar actividades que desarrollen su autoconfianza y oportunidades para destacarse. También necesita ser escuchado, así que presta atención a sus ideas y opiniones y ten cuidado de criticarlo verbalmente. Los niños con este tipo de personalidad necesitan sentirse apreciados y debes concentrarte en sus cualidades y atributos más que en su apariencia o rendimiento. Esto los ayudará a apreciar su valor intrínseco. Enseña a tu hijo que todas las personas tiene la misma importancia, sin importar lo que hacen. La planilla (en inglés) Claritypoint para niños seguros de sí mismos que se encuentra en mi sitio web te puede ayudar a enseñarles los principios de la autoestima.
Si eres una madre controladora, debes procurar ceder algo de control
Debes elegir tus batallas con cuidado y confiar en que Dios y el universo te den lecciones. El universo es un sabio maestro y sabe lo que hace. Las cosas que nos suceden son enseñanzas para que seamos mejores. Cuanta mayor confianza le tengas a la vida, mejor madres serás. Considera cada cosa que hace tu hijo como una lección. Cada experiencia te ayuda a mejorar. Recuerda que tu hijo es tu maestro, tanto como lo eres tú para él. Preocúpate por componerte a ti misma y podrás darle más a tus hijos.
Si como madre buscas aprobación, tendrás que apuntalar tu autoestima
Quizá te convenga buscar un coach o un terapeuta para que te ayude a descubrir tu valor como persona. Debes dejar de preocuparte por la opinión de los demás y convertirte en la fuente de amor y sabiduría en tu hogar. Debes enseñar con el ejemplo mediante una conducta madura, segura y cariñosa. Robert Fulghum dijo "No te preocupes si tus hijos nunca te escuchan, preocúpate porque siempre te están mirando". Debes demostrarles que no tienes miedo a equivocarte y que tu autoestima no está a prueba cada día. Esto les permitirá verse a sí mismos de igual modo.
Virginia Satir afirmó que "La autoestima solo puede prosperar en una atmósfera donde se aprecian las diferencias individuales, se toleran los errores, la comunicación es abierta y las reglas son flexibles –el tipo de atmósfera que hay en una familia donde se estimulan a los hijos.
Tú puedes reproducir esto en tu hogar si descubres lo que tú y tu hijo necesitan y te ocupas de ofrecer eso mismo día a día. Te sorprenderá lo rápido que responden los niños y lo bien que se comportan cuando se satisfacen sus necesidades. Si necesitas una guía para mejorar tus métodos de crianza, te recomiendo encarecidamente que busques ayuda profesional.
Tú puedes hacerlo.

 

 

 

Comentarios
 Para poder comentar, debes estar registrado.. es fácil y rápido
Suscribirse a nuestros contenidos
Nombre:
Dirección de correo:
MÁS VISITADO
 
MÁS COMENTADO
SEMANA
 
MES
 
SIEMPRE