Suscripciones
Contáctanos
FERTILIDAD
Ten más oportunidades de embarazarte
Saber notar estas diferencias, te ayudarán a aumentar las posibilidades de concebir, y también a entender tu cuerpo y tu ciclo

Deseret News

El flujo cervical pasa por diferentes etapas y va cambiando con el cambio de las hormonas, si te familiarizas con cómo funciona, podrás no sólo saber cuándo son tus días más fértiles, sino que también sabrás si se produjo la implantación y el embarazo, que luego deberás confirmar con un test y con tu médico, por supuesto.
Junto a la temperatura basal, el observar los diferentes estados del fluido cervical, son los mejores aliados que tendrás en tu camino a ser mamá.

Fluido cervical luego de que termina tu periodo

De acuerdo con los especialistas, el incremento del estrógeno que ocurre gradualmente luego de que tu periodo ha terminado, prepara a tu cuerpo para una nueva ovulación durante la primera mitad de tu ciclo.
En esta primera fase, justo luego de que tu periodo ha terminado, el fluido cervical que podrás notar es de coloración blanca o amarillenta clara. Tiene la consistencia de una crema, es decir, no es líquido. Este flujo cervical es acídico y no amigable con el esperma; esta es tu fase más infértil del mes.

Fluido cervical mientras te acercas a la ovulación

En un ciclo ideal de 28 días, es importantísimo que tomes en cuenta que todas las mujeres somos diferentes y que este ciclo de 28 días puede ser de menos o más, y variar de mes en mes, o ser siempre regular. Pero para hacer las cosas más fáciles de entender vamos a usar de ejemplo el ciclo de 28 días. Luego de los primeros días siguiendo el final de tu periodo, vas a notar que la fase "seca" o cremosa comienza a cambiar.
Hacia el día nueve o la mitad de tu ciclo, notarás que mientras los niveles del estrógeno continúan aumentando, tu flujo se hace más líquido y transparente en coloración. Este flujo es mucho más fértil y amigable con el esperma. Este flujo no es tan acídico y no bloquea del todo el paso de los espermatozoides.
En este punto es cuando tienes más oportunidades de quedarte embarazada, ya que si esperas hasta el día de la ovulación, puede que te la pierdas. Recuerda que el esperma puede vivir en tu cuerpo hasta cinco días, y es mejor que esté allí presente cuando la ovulación suceda, y no después.

Fluido cervical durante la ovulación

Cuando el estrógeno llega a su punto máximo, el óvulo está maduro y listo para ser liberado y posiblemente fecundado. En este momento que será en la mitad de tu ciclo, tu fluido cervical será del color de la clara de un huevo y se estirará.
Este flujo es el más fértil y diseñado por tu cuerpo para ayudar a los espermatozoides a que entren sin problemas para que se encuentren con el óvulo y se produzca una fecundación.
Este fluido sólo dura dos o tres días, decae drásticamente y se hace más espeso, con menos líquido.

Fluido cervical luego de la ovulación

La progesterona toma el volante de la situación en este punto, luego de que la ovulación ha terminado y comienza a secar todo el fluido cervical más fértil que experimentaste durante la mitad de tu ciclo.
La progesterona es la que le da la señal al cuerpo de que ya pasó la ovulación y de que es hora de que se comience a preparar para que tu periodo comience en unos 10 días, si es que no hubo fecundación e implantación.
En esta parte, notarás que el flujo decrece drásticamente en cantidad y que vuelve a tener la apariencia del principio del ciclo, o inclusive menos cantidad y más pegajoso.

¿Qué pasa si hubo fecundación e implantación?

La fecundación ocurre cuando el óvulo maduro es penetrado por un espermatozoide. En este punto, aún no estás embarazada, ya que para que esto suceda, el óvulo fecundado debe viajar hacia tu útero, adherirse a sus paredes y comenzar su desarrollo. A este momento se le llama implantación, y allí sí, estás oficialmente embarazada.
Si esto sucede, tu cuerpo comenzará a segregar hCG, la llamada hormona del embarazo. La presencia de esta hormona aumenta exponencialmente en los primero días del embarazo y es la encargada de decirle a la progesterona, que deje de aumentar, y que detenga el próximo período.
Cuando la implantación se produce puedes ver una coloración rosada o marrón en tu flujo. Sólo 1 de cada 3 mujeres experimentan este sangrado y no todas lo perciben. Luego de esto, si quedaste embarazada, por lo general seguirás produciendo fluido cervical y no experimentarás la etapa "seca", ya que tu cuerpo está usando el flujo para proteger al bebé de que alguna bacteria entre a tu cuerpo.

Comentarios
 Para poder comentar, debes estar registrado.. es fácil y rápido
Suscribirse a nuestros contenidos
Nombre:
Dirección de correo:
MÁS VISITADO
 
MÁS COMENTADO
SEMANA
 
MES
 
SIEMPRE