Suscripciones
Contáctanos
ENTRETENIMIENTO
¡Casi me come un tiburón blanco! ¡Tienes que verlo!
Todo lo que haremos es postular este video como candidato a mejor motivo para no salir a nadar nunca más...

Las películas aprovechan nuestros mayores temores.

Están las de terror, como ?Scream: grita antes de morir? y ?La noche de Halloween?, que nos hacen creer que alguna entidad siniestra está a punto de aparecer detrás de nosotros mientras estamos solos en nuestras casas oscuras y vacías. Hay películas sobre gente que se vuelva loca en reclusión. Y después está ?Tiburón?, que viene haciendo que todos nos sintamos inquietos al nadar en aguas abiertas desde 1975.

Podemos agregar este video de YouTube a la lista de razones para no nadar nunca más.

El 27 de agosto de 2015, Johan Potgieter se fue a hacer pesca con lanza con amigos en Arniston, cerca de Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Lo acompañaron Francios Smuts, Rene? Nel y Erik Fourie.

En su búsqueda por peces de arrecifes, Potgieter tomó sus equipos ?entre ellos, una cámara móvil? y se sumergió, a pesar de que el agua estaba turbia y que el día cubierto daba poca visibilidad en ella.

Tras zambullirse, Potgieter miró a su alrededor. En la descripción del video, escribió que ?(....) cuando toqué fondo, primero miré a la derecha, y al voltearme a la izquierda, el tiburón blanco estaba junto a mí. Tranquilamente podría haber sido mi fin?.

Como medida defensiva, Potgieter azuzó al tiburón con su lanza. Disgustado, el tiburón ?salió a toda velocidad, giró bruscamente, bajó las aletas pectorales (conducta muy agresiva), giró bruscamente 180 grados y fue directo por mí?.

Ver lo que sucedió después te hará saltar el corazón del pecho.

?Ahora el tiburón estaba claramente en modo de ataque?, escribió Potgieter. ?Tenía que mostrarle cierto dominio para evitar que me mordiera. Lancé la punta de mi lanza hacia delante con todas mis fuerzas y logré darle un buen golpe, con lo cual se desvió de nuevo y desapareció en la penumbra. Para entonces me había quedado sin aire y ascendí lo más rápido que pude, tratando de no exhibir señales de pánico?.

Potgieter llega a la superficie, no sin que lo siga el tiburón blanco, pero su principal inquietud era advertir a los otros buzos. Por suerte, todo el equipo logró salir del agua y ponerse a salvo en el bote.

Mira el video para ver ese sorprendente encuentro.

Comentarios
 Para poder comentar, debes estar registrado.. es fácil y rápido
Suscribirse a nuestros contenidos
Nombre:
Dirección de correo:
MÁS VISITADO
 
MÁS COMENTADO
SEMANA
 
MES
 
SIEMPRE