Suscripciones
Contáctanos
TU SALUD
9 maneras de superar la depresión
Kim explica cómo reconocer la depresión clínica y da consejos para derrotarla. Pero comienza por responder las siguientes preguntas para determinar si padeces una depresión química y no sólo andas triste.

Pregunta:

He tenido un par de años malos y creo que tengo depresión. Sin embargo, no sé la diferencia entre un desaliento común y corriente y el tipo de depresión que justifica hablar con un médico o un consejero. Siempre pensé que la gente con depresión sólo tenía que animarse, pero ahora creo no es tan sencillo.

Hay una nube negra sobre mí que no se va sin importar cuánto me esfuerce por pensar de manera positiva. Realmente no quiero tomar remedios, pero, ¿cómo sabría si es necesario y qué otra cosa puedo hacer? Me encantaría escuchar algún consejo para librarme de esto. Cualquier sugerencia vale la pena.

Respuesta:

La depresión es cada vez más común en nuestro mundo. Algunos expertos creen que el aumento en el número de casos de depresión está vinculado con la cantidad de comida chatarra y procesada que comemos. Un estudio de la University College de Londres demostró que la gente que come mucha comida chatarra frita, procesada y con alto contenido de glucosa era 58% más propensa a padecer depresión clínica.

Otros expertos les echan la culpa a la intoxicación con metales pesados, un estilo de vida sedentario e incluso vivir en la altura.

Sea cual sea la causa, la Organización Mundial de la Salud estima que 121 millones de personas en todo el mundo tienen depresión. Muchas de ellas  toma antidepresivos hoy en día (la cifra salta a 25% en el caso de las mujeres de cuarenta a sesenta años).

Hay muchas opiniones respecto a la necesidad de medicarse. Algunos creen que se recetan demasiados antidepresivos y otros piensan que son indispensables a pesar de los muchos efectos colaterales.

Recomendaría hablar con tu médico y evaluar todas tus opciones, farmacológicas o no, antes de decidir qué es lo correcto para ti. Si sufres de una depresión moderada, yo ofrezco un campamento homeopático antidepresivo que es una buena opción para los que no necesitan remedios.

Hazte las siguientes preguntas para determinar si padeces una depresión química y no sólo andas triste y con problemas:

 

 

  1. ¿Dejaron de interesarte actividades que solías disfrutar? ¿Ya no te interesa hacer sociales, tener sexo, practicar deportes o hacer cosas que antes te ponían contento?
  2. ¿Adelgazaste o engordaste mucho en los últimos treinta días?
  3. ¿Tienes problemas para dormir o duermes todo el tiempo?
  4. ¿Te sientes desesperanzado, como un caso perdido? ¿Esa nube negra de negatividad está sobre ti todo el tiempo y parece interminable?
  5. ¿Estás mucho más inquieto, cascarrabias, molesto o irritable? ¿Tienes pocas pulgas y sientes que casi todo el mundo te molesta? ¿O te das cuenta de que nada ni nadie te importa? ¿Estás más sensible o impulsivo?
  6. ¿Estás siempre cansado e incluso te agota realizar tareas sencillas?
  7. ¿Tienes problemas para concentrarte, recordar cosas o tomar decisiones? ¿Te sientes más inepto que nunca? ¿Alguna vez pensaste que al mundo o incluso a tu familia le iría mejor sin ti? ¿Piensas en suicidarte?
  8. ¿Sufres más dolores de cabeza, espalda y estómago de lo normal? ¿Te sientes mal por lo general la mayoría de las veces?

Si tu respuesta a más que a algunas de estas preguntas fue afirmativa, puede que tu depresión sea clínica. Te recomiendo que consultes a un profesional médico inmediatamente porque hay muchos trastornos, como déficits hormonales, que también pueden provocarla.

Luego, tómate un tiempo para analizar medicamentos y terapias alternativas, que hay muchas. Cada cuerpo es distinto, así que quizás debas probar algunas cosas antes de encontrar la correcta para ti.

Lo que es más importante, no pierdas la esperanza, porque hay respuestas, y que todavía no hayas encontrado la tuya no significa que nunca vayas a hacerlo... y pronto.

También recomiendo hablar con un consejero para que te enseñe ciertas habilidades de procesamiento y sustitución de pensamientos y sentimientos negativos. En el caso de las enfermedades cerebrales, hay que trabajar el lado físico, mental y espiritual.

Aquí van otras nueve sugerencias para ayudarte a sobrevivir y ganarle a la depresión:

  1. Sal a tomar aire fresco y hacer ejercicio. Los estudios han demostrado que el ejercicio reduce mucho la depresión y la ansiedad.
  2. Lleva una dieta sana, con mucha fruta y verdura fresca y mucha agua. Reduce o deja de consumir cafeína, dulces y alimentos procesados. Esto le mejora la vida rápidamente a mucha gente.
  3. Aprende algunas técnicas de relajación corporal. Eso ayudará a tu cuerpo a dejar de reaccionar con respuestas de estrés agudo (del sistema nervioso parasimpático). En mi página web puedes ver una excelente planilla de esas técnicas que te enseñará algunas para calmarte.
  4. Sal de tu mente. Distráete y evita pensar demasiado. Concéntrate en ayudar a los demás o mantente ocupado con un proyecto, juego, película o cualquier cosa que te disperse de ti y tus pensamientos.
  5. No te eches la culpa. Greg Thredgold, autor del libro ?The Depression Miracle?, afirma que debes recordar que la depresión es una enfermedad del cerebro, no una debilidad. No dejes que ese desafío te haga sentir inepto o que no vales nada además de abatirte. Sentir vergüenza es lo último que necesitas o mereces. A pesar del estigma que conlleva la depresión, debes recordar la verdad: es una enfermedad que cualquiera puede padecer.
  6. Toma la vida en pequeñas dosis. Greg recomienda ir de a una hora o incluso de a quince minutos por vez. Encuentra la forma de vivir hoy y nada más. No te permitas pensar en semanas o meses, eso es demasiado peso. Sólo vive la siguiente hora de la manera más positiva posible.
  7. Piensa en esta experiencia como una lección que apareció en tu camino para fortalecerte y hacerte más sabio y cariñoso. Ver este desafío como algo que vino para ayudarte a crecer implica usarlo para adquirir empatía, valentía y compasión por los demás. También te parecerá menos una debilidad y (para ser más precisa) más una clase interesante a la que te inscribiste. Hagas lo que hagas, no te identifiques con eso. Padeces depresión, pero no eres una persona depresiva, sino una genial, valiosa y fuerte que lucha contra una enfermedad muy interesante y desafiante.
  8. Recuerda que tu valor como ser humano es exactamente igual al de todos los demás habitantes del planeta. También es infinito y absoluto y no cambiará sin importar lo que vivas. Eres lo suficientemente bueno ahora mismo y siempre lo serás. Concéntrate en esta verdad y recuerda que cada persona a la que encuentres esta semana vale lo mismo que tú. Cuánto más poder le des a esta verdad, más la sentirás.
  9. Si piensas en suicidarte, por favor, pide ayuda. Espero que esto te sirva. Tú puedes hacerlo.


¡Ya vendrán tiempos mejores!

 

 

Comentarios
 Para poder comentar, debes estar registrado.. es fácil y rápido
Suscribirse a nuestros contenidos
Nombre:
Dirección de correo:
MÁS VISITADO
 
MÁS COMENTADO
SEMANA
 
MES
 
SIEMPRE