Suscripciones
Contáctanos
La fórmula de la felicidad
Tu Salud: El tan deseado sentido de responsabilidad
Inculcar ese valor en los adolescentes es todo un reto, porque requiere dar explicaciones muy claras de los comportamientos no deseados para que ellos puedan asumir la consecuencia de sus actos

Con cuánta frecuencia observamos comportamientos de nuestros adolescentes que en primera instancia pueden parecer trivialidades, asuntos de poca importancia, nimiedades y de un momento a otro se convierten en “asuntos de dolor de cabeza y de alta prioridad”.

En la historia quedan las pequeñas mentiras para asistir a la fiesta, el robo de un lápiz porque no tenía con qué escribir, la pequeña pinta para convertirse en el héroe de la travesura casi infantil, el tomar las monedas del mueble sin previo aviso, por alta necesidad de un satisfactor inmediato, o tan solo un capricho juvenil.

A todo eso lo catalogamos “cosas de la pubertad” y bajo esa etiqueta nos volvemos permisivos y cedemos ante la realidad de que son actos de adolescentes irresponsables y bajo ese contexto debemos actuar.

Inculcar el sentido de responsabilidad a los adolescentes es todo un reto, porque requiere dar explicaciones muy claras de los comportamientos no deseados de nuestros jóvenes, para que ellos puedan asumir la consecuencia de sus actos.

Estamos conscientes que en este proceso de hacer cargo de sus actos lleva dos variables muy retadoras.

El uso de la libertad con responsabilidad es la virtud o disposición natural para tomar decisiones y ser responsable en todo momento del resultado de mis actos. Para eso se requiere que las acciones se realicen libremente, es por ello que un niño pequeño no puede ser responsable porque actúa muchas veces por instinto no por el uso que brinda a la razón.

El respeto a las normas o reglas presentes que existen en la sociedad, ¿cómo podemos juzgar las acciones emprendidas si desconocemos el principio de autoridad?

Bajo este argumento toma mayor fuerza la importancia de establecer reglas claras en casa, para que el adolescente luego pueda relacionarse.

Reflexionemos si en nuestra casa establecemos algunos de estos comportamientos con nuestros hijos:

1. ¿Les exigimos a nuestros hijos comportamientos que nosotros no practicamos?

Le pido que vayan a misa y nosotros no asistimos, que no vean ciertos programas de televisión y nosotros sí los vemos bajo el pretexto de “Soy tu padre”.

2. ¿Les pedimos que realicen tareas sin haberles ofrecido una explicación de cómo hacerlo y para qué hacerlo?

Les pido que apoyen en labores de la casa, pero no explico los beneficios de las actividades que desarrollarán. Un ejemplo, si tú ayudas a lavar el carro, lo que nos ahorremos nos apoyará en comprarte la camisa o el vestido que deseas.

3. ¿Estableces compromisos claros y por escrito de lo que se espera de él como estudiante? Un buen ejemplo es el promedio mínimo, las horas de estudio, los tiempos de tareas, sin quitar las responsabilidades propias de un habitante de una casa con derechos y obligaciones para cada uno de sus miembros.

Este tipo de acciones tan sencillas nos apoyarán a eliminar la sobreprotección y permitirles crecer a su ritmo y tiempo, más si somos capaces de lograr que:

- Por su propia cuenta, se levantan para ir a la escuela, ellos tienen el recurso del despertador.

- Mantener en orden su habitación y sus pertenencias es un hábito que no ocasiona fricciones por recordación frecuente.

- Es responsable de su aseo personal y sabe elegir el atuendo correcto para cada situación.

- Las actividades extraescolares no son un justificante para no cumplir sus responsabilidades. Es decir, cumple con todo y bien.

- Está preparado para prepararse sus propios alimentos y lavar todo lo que ensucia en el proceso.

- Sabe organizar su tiempo de ocio.

Estoy seguro que con estas pequeñas acciones estamos sembrando el deseado sentido de responsabilidad.

Es básico observar el efecto contrario, donde tienes la gran oportunidad de iniciar un nuevo proceso de formación del adolescente, con la seguridad que éste inicia con mucha certeza desde casa.

Para seguir buscando retos personales te invito a visitar la página Oscar Garcia Coach.

TAGS: Tu Salud Columna Semanal Cómo ser feliz
Comentarios
 Para poder comentar, debes estar registrado.. es fácil y rápido
Suscribirse a nuestros contenidos
Nombre:
Dirección de correo:
MÁS VISITADO
 
MÁS COMENTADO
SEMANA
 
MES
 
SIEMPRE