Suscripciones
Contáctanos
Tu Salud
Niños con depresión: Identifícalos y ayúdalos
Lo primero que puedes hacer para apoyar a un pequeño con depresión, es reconocer que este trastorno también los afecta a ellos. Conoce las señales y los síntomas

Como padre harías cualquier cosa para ayudar a tu hijo enfermo a sentirse mejor, pero cuando el problema es la depresión, muchos no saben cómo ayudar, incluso, ni siquiera consideran que su peque pudiera padecer esta enfermedad.
Los niños y los adolescentes pueden sufrir de depresión al igual que los adultos. Se habla en estos casos de depresión infantil.
Esta alteración se presenta de muchas formas con grados y duración variados. Se define como una enfermedad cuando la condición depresiva persiste e interfiere con las capacidades y acción de la persona.
Normalmente todo ser humano hace depresión en situaciones de maltrato específicas: acoso escolar, omisión de cuidados, pérdidas familiares, dificultades económicas, adicciones en la familia y muchos otras situaciones que alteran su entorno, las cuales deben considerarse tanto para su tratamiento como para su prevención.
Los niños que viven con mucha tensión, que han experimentado una pérdida importante o que tienen desórdenes de la atención, del aprendizaje o de la conducta, corren mayor riesgo de sufrir depresión.
Dos son los factores de riesgo más destacados en esta patología. En primer término está el congénito, es decir, el que tiende a presentarse en determinadas familias.
Y en segundo término, la existencia de situaciones de maltrato, que fundamentalmente afectan la seguridad por respaldo social.
Muchas familias se preguntan qué pueden hacer por sus hijos deprimidos. La ciencia de la salud psíquica pediátrica tiene algunas respuestas.
* Con información de Deseretnews.com y Relaciones-humanas.com

¿CÓMO SABER SI TIENE DEPRESIÓN?
Lo primero que puedes hacer para ayudar a un niño con depresión es conocer las señales y los síntomas, como son:
Irritabilidad.
Problemas para dormir o concentrarse.
Bajas calificaciones escolares.
Problemas de disciplina en la escuela.
Se niega a ir a la escuela
Cambios en los hábitos de alimentación.
Siente enojo o cambia mucho de estado de ánimo.
Siente que no vale nada.
Se siente triste o llora mucho.
Falta de interés en amigos y actividades.
Pérdida de energía.
Baja autoestima.
Piensa en la muerte o el suicidio.

FRECUENCIA
Tanto niños como adultos sienten algunas de estas cosas a lo largo de la vida, así que períodos breves con cambios como aquellos podrían ser un simple bajón. Pero pensar en la muerte o en suicidarse u otros síntomas que duren más de dos semanas podrían señalar un trastorno decisivo.

TIPOS DE DEPRESIÓN
Los dos principales tipos de depresión son el trastorno depresivo mayor y la distimia.
Trastorno depresivo mayor
Puede durar por lo menos dos semanas y ocurrir más de una vez en la vida. A veces, la depresión mayor también se puede activar por eventos traumáticos, como la pérdida de un ser querido.
Distimia
Esta forma de depresión es menos grave pero suele ser crónica. Puede durar por lo menos dos años. Aunque los síntomas son menos intensos, lo que realmente afecta es que dura mucho tiempo, lo que reduce la calidad de vida, además que los pensamientos suicidas pueden llegar a concretarse.

SIN CULPABLES
Si tu hijo/a tiene algún síntoma de depresión, es importante recordar que no es su culpa ni la tuya. Gente de todas las edades puede sufrir depresión y los niños presentan un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad si sus padres también la padecen. Los estudios demostraron que las niñas son más propensas a deprimirse durante la adolescencia.

¿QUÉ SE PUEDE HACER?
1. Hablar con tu hijo/a

Habla con tu hijo/a sobre cómo se siente para ver si puedes aprender algo sobre lo que podría estar molestándolo/a. El bullying es un problema común en la infancia que puede causar problemas de salud psíquica, y el luto o la pérdida también pueden activar síntomas depresivos. Hazle saber que estás ahí para ayudar.

2. Consultar a un médico
Hay muchos motivos por los cuales un niño puede sufrir depresión, así que lo mejor es hablar con un médico para determinar un tratamiento. Algunos de los tratamientos más comunes que se suelen combinar son:
Psicoterapia.
Tratamiento médico para la depresión.

3. Tratar los pensamientos suicidas como una emergencia
El suicidio se transformó en una de las principales causas de muerte entre los adolescentes. Si tu hijo/a piensa en matarse, hay que tomárselo en serio. Trátalo como una emergencia y busca asistencia médica.

4. Promover conductas sanas
Se sabe que ciertos hábitos y conductas reducen la depresión y la ansiedad. Algunos ejemplos: Una dieta sana, suficientes horas de sueño, ejercicio, relaciones positivas. Intenta inculcárselos a tu hijo/a. No olvidemos concentrarte en desarrollar tu relación con él/ella.

5. Hacerlos sentirse seguros
- Si tu hijo/a es víctima del bullying, haz todo lo posible para impedir que la situación siga dándose, porque podría ser un factor de peso en sus síntomas depresivos. 
- Haz que tu hijo/a sienta que el hogar es un lugar seguro donde se lo/a apoya. 
- Los trastornos mentales suelen ser incomprendidos por los demás; las personas externas a tu familia podrían interpretar los síntomas o señales depresivas como pereza o enojo innecesario. 
- Enséñales a tus hijos y a los demás que en realidad la depresión es una enfermedad, no un defecto.

6. Enseñarles formas de lidiar con ello
- La fisioterapia está diseñada para ayudar a los niños a hacerse cargo de sus sentimientos y emociones, pero la terapia puede ser mucho más efectiva si se refuerza en casa. 
- Pasa tiempo hablando con tus hijos sobre sus emociones. 
- Cuando sientan algo negativo respecto a algún problema, ayúdalos a verlo de forma más positiva. 
- Resalta los puntos fuertes de tus hijos y aliéntalos a aceptar lo que sienten y hacen.

7. Darles recursos
- No importan cuánto te ocupes de un/a hijo/a, no siempre puedes estar presente para ayudarlo/a. 
- Haz todo lo posible para ayudar a tus hijos a atenerse a su plan de tratamiento, lo que incluye todo remedio o tratamiento terapéutico que recomiende el médico. 
- Está atento a los factores de riesgo para el suicidio y busca ayuda si empeoran los síntomas. 
- Asegúrate de que tu hijo/a cuente con los recursos disponibles para ayudarse a sí mismo/a si empieza a sentirse peor. 
- Arma una lista de personas a las que puede contactar, entre ellas un doctor, un terapeuta y tu equipo local de emergencias médicas psíquicas.
 

TAGS: Tu Salud Depresión Niños Cuidado
Comentarios
 Para poder comentar, debes estar registrado.. es fácil y rápido
Suscribirse a nuestros contenidos
Nombre:
Dirección de correo:
MÁS VISITADO
 
MÁS COMENTADO
SEMANA
 
MES
 
SIEMPRE