Suscripciones
Contáctanos
FAMILIA
El peso del padre puede ser fatal para la salud de su hija ¿Quieres saber por qué?
Los padres obesos pueden traerles problemas a sus hijas, según un nuevo estudio. Esto sucede porque el ADN del padre obeso aumenta el peso de las glándulas mamarias de la niña.

Un nuevo estudio publicado en la revista académica Scientific Reports reveló que los hombres obesos sufren ciertos cambios en su ADN por su peso que pueden modificar el ADN de su esperma, lo que volvería a sus hijas más vulnerables al cáncer de mama.

Esto sucede porque el ADN del padre obeso aumenta el peso de las glándulas mamarias de la niña, que según se sabe desarrollan cáncer de mama.

?Este estudio aporta evidencias de que el peso corporal del padre en el momento de la concepción afecta el peso corporal de la hija tanto al nacer como durante su infancia, así como el riesgo de tener cáncer de mama más adelante?, escribió la autora principal del estudio, la Dra. Sonia de Assis, en un comunicado sobre la investigación. ?Esas alteraciones del esperma pueden impactar sobre el riesgo de cáncer de la próxima generación?.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron cuatro ratones machos y sus crías hembras. Todos los machos presentaban sobrepeso o estaban a una dieta típica para ratones. Cuando dieron a luz a sus crías, los investigadores analizaron el peso de las hembras y descubrieron que estas tenían más riesgo de tener cáncer de mama.

Si bien este estudio se concentraba en los ratones, las investigaciones con ratones normalmente se aplican a los humanos debido a la constitución genética y estructura corporal similar. Los investigadores esperan reexaminar esos hallazgos analizando a humanos y otros animales, según el diario británico Daily Mail.

?Por supuesto, nuestro estudio fue realizado con ratones, pero recapitula hallazgos recientes en seres humanos que demuestran que los hombres obesos sufren alteraciones epigenéticas importantes en el esperma en relación con los hombres delegados?, dijo de Assis. ?Nuestro estudio con animales sugiere que esas alteraciones epigenéticas del esperma podrían impactar en el riesgo de cáncer de la siguiente generación?.

Por ahora, los investigadores recomiendan a los padres mantener una dieta equilibrada y sana para proteger a sus hijos de posibles daños genéticos.

?Mientras no entendamos bien esta asociación en los hombres, deberíamos atenernos a los que todos sabemos que son buenos consejos?, dijo de Assis. ?Las mujeres ?y los hombres? deberían tener una dieta y un estilo de vida equilibrados, no sólo por su propio bien, sino también para que su descendencia tenga las mejores chances de tener buena salud?.

No es la primera vez que se vincula el peso del hombre a peligros para los niños. Un estudio publicado en la revista académica Fertility and Sterility reveló que los hombres con sobrepeso son más propensos a tener hijos varones (probablemente porque tienen más cromosomas Y, según los investigadores). Pero otro estudio publicado por la Universidad de Gales del Sur descubrió que los niños obesos suelen tener padres obesos. El estudio llegó a esa conclusión analizando a nietos excedidos de peso, que tenían más probabilidades de tener abuelos así que los niños delgados de tener abuelos delgados.

Pero aunque la lógica aliente al hombre a comer menos carbohidratos, los estudios demostraron que los padres tienden a engordar cuando tienen hijos. Hanna Rosin, de Slate, escribió un artículo sobre un estudio publicado en la American Journal of Men?s Health que reveló que el hombre promedio sube dos kilos en los años posteriores al nacimiento del niño, mientras que los que no eran padres bajaban 0,63 kg.

No se entrevistó a hombres humanos para el estudio, pero los investigadores vincularon el aumento de peso con varios factores.

?Los hombres pasaron a ocuparse de sus bebés, por lo tanto, no tuvieron tiempo para sí mismos. Tal vez les toca ocuparse de sus bebés a la noche y se despiertan con un antojo loco de Doritos?, escribió Rosin. ?Quizás están demasiado cansados para ponerse otra cosa que pantalones deportivos, así que ¿para qué molestarse? Puede ser que por un tiempo salgan del mercado de citas, así que ¿para qué molestarse? Tal vez no necesitemos muchas explicaciones sobre por qué una criatura que no para de exigir cosas es incompatible con el mantenimiento de una rutina de ejercicios?.

Los expertos están de acuerdo con Rosin y dicen que los padres primerizos tienden a entusiasmarse con el/la recién llegado/a, por lo cual evitan el gimnasio y dejan sus actividades recreativas habituales para pasar tiempo con el/la recién nacido/a, de acuerdo al The Huffington Post.

Los científicos sugieren que los médicos y pediatras a los que recurren los padres con sus bebés también les hablen del tema para solucionar sus problemas de peso.

Pero hay métodos útiles de que los padres pierdan peso, incluso sin el tiempo, las horas de sueño o los equipos para hacerlo. The Post Game, una página web de noticias deportivas, entrevistó a Jon Finkel, autor del libro ?The Dadvantage? (2010), y este tenía algunas ideas para mantenerse en forma. Él mismo engordó alguna vez cuando tuvo un hijo, más que nada porque su esposa y él no llegaban a comer alimentos sanos por la falta de sueño. Tampoco se ejercitaba demasiado y poco a poco fue perdiendo la figura y el estado físico.

Finkel sugiere a los nuevos padres revisar su agenda e identificar momentos en los que puedan encajar una corrida o algunas flexiones. Es importante que esos padres conviertan esa pequeña rutina en un hábito.

Los padres también deberían vigilar la cantidad de calorías que consumen y hacer lo mejor posible para beber sólo agua durante la semana.

Además, hay otra forma más sencilla de cuidar la figura, una que puede ayudar a estrechar el lazo con el hijo.

?Padres primerizos: cada vez que pongan a su hijo/a en el asiento retirable del coche, hagan una sesión de 10 o 15 flexiones con cada brazo, bien despacio?, dijo Finkel. ?Las flexiones de brazo con asientos para coche son geniales porque el peso aumenta automáticamente a medida que crece el niño. Para cuando ya esté grandecito para usar ese asiento, ya tendrás los brazos de Popeye?.

Comentarios
 Para poder comentar, debes estar registrado.. es fácil y rápido
Suscribirse a nuestros contenidos
Nombre:
Dirección de correo:
MÁS VISITADO
 
MÁS COMENTADO
SEMANA
 
MES
 
SIEMPRE