Suscripciones
Contáctanos
PADRES
Errores perjudican a tus hijos
Para evitar que al crecer cometan nuestros errores, lo mejor que podemos hacer es reflexionar y modificar nuestra manera de ser, de actuar y de pensar

Deseret News

Una manera de aprender es identificar y analizar los errores que cometemos a lo largo de nuestra vida. Sin duda muchas de las decisiones, acciones y actitudes que realizamos pueden no ser las mejores para nuestra vida y la de nuestra familia.
Como bien sabes, los niños pequeños aprenden imitando y observando a los padres. Por ello, como padres tenemos una gran responsabilidad de estar bien atentos y alerta para no enseñarles a nuestros hijos malos hábitos; sino mejores costumbres, grandes valores y experiencias para su vida diaria.
Puedo hacer una lista enorme de todos los errores que he cometido a lo largo de mi vida como madre sin haber percibido que no sólo me afectaban a mí, sino que también estaban dañando a mi hijo. ¡Ahora me doy cuenta y reflexiono después de muchos años! Te comparto algunos de ellos:

1. Decir mentiras piadosas

Es clásico que cuando suena el teléfono y no quieres contestar le pidas a tus hijos o pareja que digan que no te encuentras; o cuando alguna comida te desagrada dices que está riquísimo; y así te puedo dar muchos ejemplos de decir mentiras piadosas. Lo que no te das cuentas, es que todo tu esfuerzo por enseñar a tus hijos a decir siempre la verdad creará una confusión en ellos, y por si fuera poco, te estás contradiciendo.
Si quieres evitar que tus hijos en un futuro se vuelvan expertos en decir mentiras, evita decirlas y más si es enfrente de ellos. Si sientes que te la pasas mintiendo todo el tiempo, mejor modifica tu forma de ser y no cometas ese error.

2. Enojarte fácilmente

Todas pasamos por momentos y circunstancias que nos molestan y nos hacen enojar. Cuando no estamos de acuerdo con alguna opinión y lo expresamos de manera excesiva, sobre todo si eres una persona que se enoja fácilmente por cualquier situación y que explotas sin control de las emociones frente a tus hijos, ¡Ten cuidado! Ellos imitarán tus acciones y actuarán de la misma manera, no cometas este error.
Ten paciencia, practica la tolerancia, esfuérzate y piensa antes de actuar o hablar. Enseña a tus hijos a manejar sus emociones con el ejemplo. Escuchar las opiniones de los demás y a ceder cuando sea necesario.

3. No eres perseverante

Si como padres dejan algún proyecto o tarea sin terminar y nunca llegan a las metas que tienen en la vida, es porque no se imponen una fecha para realizarlos o no se comprometen para alcanzarlos; y esto seguramente se debe a que tus objetivos o metas, no están apegados a tu realidad. Así que establece metas realistas, ponles un límite de tiempo y trabaja en ello. Enseña a tus hijos a actuar de la misma manera. Un ejemplo puede ser: si quieres arreglar tu jardín y pospones la fecha y nunca te comprometes a hacerlo; tus hijos aprenderán a no ser constantes y perseverantes.

4. Tienes malos hábitos

Existen muchos hábitos que tenemos y no nos damos cuenta que son perjudiciales para nuestros hijos; como por ejemplo: una mala alimentación, no hacer ejercicio, no dormir adecuadamente (pocas o malas horas de sueño), decir groserías frente a los hijos, no ser puntual, entre otros.

Los hijos son nuestro reflejo como mamás, así que debemos esforzarnos para enseñarles buenos hábitos. De ser necesario, cambia tus hábitos y asegúrate que ellos tengan un buen desarrollo tanto físico, como emocional e intelectual.

Para evitar que nuestros hijos al crecer cometan nuestros errores como madres, lo mejor que podemos hacer es reflexionar y modificar nuestra manera de ser, de actuar y de pensar. Analiza tus errores y aprende experiencias valiosas para compartirlas con ellos.
 

Comentarios
 Para poder comentar, debes estar registrado.. es fácil y rápido
Suscribirse a nuestros contenidos
Nombre:
Dirección de correo:
MÁS VISITADO
 
MÁS COMENTADO
SEMANA
 
MES
 
SIEMPRE