Suscripciones
Contáctanos
FAMILIA
¿Cómo castigar a un niño en el Siglo 21?
Recuerda castigar conforme a la edad de tus hijos, pero antes de hacerlo, conócelos, platica, escúchalos y compréndelos.

"Un buen castigo a tiempo te evitará muchos dolores de cabeza en un futuro", se suele decir. Recuerdo que mis padres me castigaban dándome, nalgadas, pellizcos o inclusive me pegaban con el cinturón. Definitivamente, yo nunca castigué a mi hijo de esa forma.

Los gritos y golpes no son una buena manera de hacer que los hijos comprendan las consecuencias de sus actos; además, entre más violencia experimenten en su niñez, más difícilmente aprenderán a controlar sus emociones. Encima, estaremos educando hijos violentos y es muy probable que cuando tengan un problema que los rebasa, su primera reacción será la violencia.

Claro que hay acciones de nuestros pequeños que nos sacan de nuestras casillas y fácilmente perdemos el control, pero todo se puede arreglar cuando nos comunicamos correctamente. ¿Recuerdas haber escuchado que las palabras buenas o malas son muy poderosas? ¡Imagínate los golpes!

Todos los castigos o reprimendas que hagamos a los hijos, deben aplicarse conforme a la edad y la gravedad se sus actos. Por ejemplo: cuando son pequeños es normal que hagan travesuras por querer explorar el mundo que los rodea, así que un castigo para ellos es cuando cambias tu tono de voz (de amoroso a firme); de ese modo identificarán cuando estás molesta.

Por otra parte, cuando los niños van al colegio se enfrentan a un mundo social más allá del hogar; en esa etapa ya tienen conciencia sobre las cosas buenas o malas. Un castigo puede ser prohibirle por un tiempo corto algo que les guste hacer. Cuando son adolescentes o jóvenes, son independientes en muchos aspectos, así que aquí no hay castigos severos, sino pláticas, conversaciones y negociaciones.

Debes aprender a ser firme y llevar el castigo hasta el final, de lo contrario tu hijo repetirá la misma mala conducta una y otra vez. Déjame guiarte paso a paso:

1. Escucha con atención

La comunicación es la base de todo entendimiento, así que antes de enojarte por que tu hijo no te hace caso, debes explicarle las cosas que son correctas y las que no, de acuerdo a tus reglas y límites. Por ejemplo: no subir al auto con comida, no ir a la tienda solo, no consumir drogas; en todos los casos, debes explicar claramente la razón de la prohibición, de modo que entienda su sentido.

La clave de que tu hijo no vuelva a mostrar un mal comportamiento, es enseñándole las razones detrás de los límites y las consecuencias de sus actos. Antes de castigar, refuerza el comportamiento mediante alguna recompensa o premio por su buena conducta, así tu hijo comprenderá lo que es correcto y no.

Te recomiendo siempre aislar a tu hijo y llevarlo a un lugar donde solo tú y él puedan conversar; el ambiente es muy importante, no corrijas sus errores ante una gran audiencia.

2. Un momento para pensar

Después de una mala actitud de tu hijo y de explicarle las razones malas de su comportamiento, es fundamental darse un respiro que les permita reflexionar a ambos sobre las consecuencias de lo sucedido. Así le estarás enseñando que es bueno pensar, calmarse y buscar soluciones cuando la situación es conflictiva.

Muchas veces los niños solo buscan llamar la atención de los padres con comportamientos negativos, así que no te alarmes y mejor comunícate, escúchalo y sé firme cuando impongas tus reglas.

3. Cambia el sentido de tus palabras

No es lo mismo decir ?No te voy a dejar jugar, sino comes", que decir "Si comes, pronto irás a jugar".  Si cambias el sentido de tus órdenes o reglas de manera positiva, tu hijo se esforzará para cumplir con tu petición, porque se motivará para hacer lo que le gusta.

Recuerda castigar conforme a la edad de tus hijos, pero antes de hacerlo, conócelos, platica, escúchalos y compréndelos.

Comentarios
 Para poder comentar, debes estar registrado.. es fácil y rápido
Suscribirse a nuestros contenidos
Nombre:
Dirección de correo:
MÁS VISITADO
 
MÁS COMENTADO
SEMANA
 
MES
 
SIEMPRE