Suscripciones
Contáctanos
CONSEJOS
Estos 10 remedios caseros pueden empeorar la situación
En todos los casos, los consejos son para actuar en el momento, pero ninguno es un tratamiento a largo plazo y lo mejor siempre es acudir a la ayuda profesional.


La falta de conocimiento científico hace cientos de años atrás generó la tendencia en las mujeres amas de casa y madres de

buscar posibles curas para enfermedades o accidentes comunes que se daban a diario. Estos 'remedios caseros' se han ido

pasando de generación en generación hasta llegar a la nuestra, y muchas madres, los seguimos aplicando sin saber que en la

mayoría de los casos sólo estamos empeorando la situación.

Algunos de estos remedios caseros no causan ningún beneficio pero no perjudican, pero la mayoría de estos terminan

empeorando el caso.

1. Aplicar leche fría, hielo, pasta de dientes o aceite en las quemaduras

Si aplicamos leche fría, pasta de dientes o aceite, lo único que logramos es aumentar la posibilidad de que se produzca una

infección y entorpecemos el tratamiento que luego hará un médico. Por otra parte, aplicar hielo en las quemaduras puede producir

que la temperatura del cuerpo baje muy de golpe y también que el hielo puede causar daños en los tejidos de la piel.

¿Qué hacer?

En caso de sufrir una quemadura lo mejor es colocar la piel bajo el chorro del agua por 10 minutos y aplicar una crema

antibacterial. Ambas cosas disminuyen el dolor y las posibilidades de contraer una infección. Si la quemadura es importante,

siempre es necesario acudir a un médico.

2. Aplicar más bronceador o vinagre luego de sufrir una quemadura de sol

Si el bronceador contiene una sustancia química llamada oxido de zinc, esto puede ayudar con la inflamación, pero de todas

maneras, aplicar bronceador incrementa la irritación, y según la dermatóloga Debra Jaliman, es mejor no usar bronceador para

calmar la quemadura. Por otro lado, algunas personas creen que aplicar compresas de vinagre ayudan con este tipo de situación,

y aunque el vinagre si puede ayudar a prevenir una infección, su base acídica puede provocar un dolor innecesario.

¿Qué hacer?

Aplica compresas con agua fría para bajar la temperatura, puedes usar aloe vera, pero primero prueba en una pequeña parte de

su piel para asegurarte de que no vaya a tener una reacción alérgica, dale un antiinflamatorio y usa una crema antibacterial. Evita

las lociones para el cuerpo con perfumes que pueden causar más ardor e irritación de la piel.

3. (Solo para mujeres) No bañarse o lavarse el pelo durante el periodo menstrual

Por el contrario, bañarse durante el periodo menstrual es más saludable que no hacerlo. El gua fría no va a detener el flujo, ni el

agua caliente lo va a aumentar. Bañarse ayuda con relajarte, sentirte limpia (cuando parece imposible) y ayuda a que tu cuerpo se

deshaga de toxinas.

4. Usar aceite o tabaco para aliviar el dolor de oídos

El humo y los aceites incrementan las posibilidades de contraer una infección de oídos y debes evitarlas a toda costa.

¿Qué hacer?

Utiliza un antiinflamatorio y una medicina para el dolor. Acude a un médico para que revise a tu hijo y así determinar si necesita el

uso de un antibiótico. Las infecciones en el oído pueden ser peligrosas y deben ser atendidas por un profesional.

5. Poner la cabeza hacia atrás para detener el sangrado de la nariz

Los sangrados de nariz, especialmente en los niños, son más comunes de lo que piensas. Pueden producirse en los climas

demasiados secos, por un golpe, por hurgarse la nariz demasiado, y alergias, entre otras. Si le haces la cabeza para atrás para

detener el sangrado provocas que esa sangre baje por su garganta y termine en el estómago, provocando nauseas y vómito.

¿Qué hacer?

Debes apretar la punta de la nariz con la cabeza hacia delante por 10 minutos mientras respira por la boca. Si el sangrado no

para en 30 minutos, debes buscar ayuda médica de emergencia.

6. Colocar un corte de carne de res en un ojo morado

Por alguna razón se creía que hacer esto ayuda a reducir la inflamación, pero la ciencia a comprobado que no sólo no tiene

ningún beneficio, sino que incrementa las posibilidades de contraer una infección a través de las bacterias que se encuentran en

la carne.

¿Qué hacer?

Usa hielo envuelto en un paño limpio y aplícalo por algunos minutos, sácalo, deja que la piel descanse y vuelve a aplicar. Es

importante que envuelvas el hielo en un paño (no sólo en una bolsa plástica) para evitar quemaduras por hielo que son similares a

las del sol. Recuerda que los golpes en la cabeza pueden ser muy peligrosos, y es importante hacer un seguimiento con un

médico.

7. Aplicar un torniquete en una herida en los brazos o piernas

Cuando se produce una herida en las extremidades que involucra un sangrado, es muy común pensar que si hacemos un

torniquete para detener el sangrado es la solución. El problema con esto, es que el resto de la extremidad que no está lastimada

también se verá privada de la circulación de sangre (que es la encargada de transportar oxígeno para evitar la muerte de los

tejidos) afectando áreas no comprometidas en la herida y ocasionando un daño mayor.

¿Qué hacer?

Lo mejor es aplicar presión sólo en la herida utilizando una gasa o una toalla o algo limpio como barrera entre nuestra mano y la

herida, y buscar ayuda médica.

8. Usar calor en fracturas o torceduras

Aplicar calor en posibles fracturas o torceduras incrementa la inflamación y puede incluso ocasionar más daño.

¿Qué hacer?

Utiliza compresas con hielo y asegúrate de no poner el hielo directamente en contacto con la piel


9. No pisar el suelo frío con los pies descalzos para evitar infecciones urinarias

Muchas personas creen que pisar el suelo estando descalzos puede causar infecciones urinarias en las mujeres. Este concepto

es totalmente falso, ya que esta infección se causa por la presencia de las bacterias de los intestinos que se trasladan a las vías

urinarias.

¿Qué hacer?

Debes enseñarles a tus hijas la importancia de higienizarse correctamente sus partes íntimas, de usar ropa interior de telas

absorbentes y evitar la ropa ajustada.

10. Usar remedios caseros para la gripe o resfríos

Ninguna de las dos enfermedades tienen cura. Todo lo que se hace es para aliviar los síntomas, pero no se puede curar. Los

resfríos se contagian por un virus y no por no llevar un abrigo puesto. Una vez que el virus entra al cuerpo, el cuerpo hace lo

posible para defenderse. La fiebre, la falta de apetito, los sudores, los escalofríos, estornudos y tos son reflejos del cuerpo para

eliminar el virus.

Las bebidas con alcohol, la sopa de pollo, y otros remedios caseros, en realidad no combaten al virus.

¿Qué hacer?

Es bueno mantener reposo para que el cuerpo use cada gramo de energía en combatir la enfermedad. Si la persona no tiene

hambre lo mejor es no obligarlos a comer. Hay que asegurarse de que ingiera abundante cantidad de líquidos, es sumamente

importante mantener a la persona hidratada y aumentar la ingesta de vitamina C.

En todos los casos, los consejos son para actuar en el momento, pero ninguno es un tratamiento a largo plazo y lo mejor siempre

es acudir a la ayuda profesional.

Comentarios
 Para poder comentar, debes estar registrado.. es fácil y rápido
Suscribirse a nuestros contenidos
Nombre:
Dirección de correo:
MÁS VISITADO
 
MÁS COMENTADO
SEMANA
 
MES
 
SIEMPRE