Suscripciones
Contáctanos
PAREJA
También del dolor se aprende
El dolor emocional puede ser peor que el físico, pero debes rescatar lo bueno de este lapso
Deseret News
El dolor emocional puede ser peor que el peor dolor físico que se pueda imaginar. No ser correspondidos por el ser a quien amamos es una de las verdades más difíciles de aceptar. A lo largo y ancho del mundo la humanidad sufre de penas de amor; a lo largo y ancho del mundo, miles de corazones están rotos por amor en este preciso momento.
Cuando alguien te rompe el corazón, el dolor se posesiona de tu vida y pareciera que el paso del tiempo sólo lo empeora. Sentir como si el mundo colapsara debajo de tus pies, pensando que ya nunca más podrías volver a confiar y a amar nuevamente.
"Ya vas a ver, con el tiempo te vas a acordar de esto y hasta te va a hacer reír", son las palabras de una madre. "¿Reírme?, nunca me voy a poder reír de esto". Claro, cómo iba a pensar que algún día me iba a reír, si en ese momento hasta me costaba respirar.
Es el mejor consejo que se puede recibir, que incluye el no perdiera el tiempo, ni las energías sintiendo bronca por quien te había causado tanto dolor, que los fracasos amorosos sólo suceden para enseñarnos algo, para prepararnos para reconocer a quien realmente nos amará por el resto de nuestras vidas.
Odiar a quien nos causa sufrimiento parece ser la mejor solución, pero no la es. Tratar de ver qué aprendimos de esa experiencia y de esa persona, en cambio, sí puede cambiar la vida y acercar a la felicidad.
Si alguna vez ese hombre fue merecedor de tu amor es porque definitivamente había algo bueno en él. Estas son las 25 cosas que debes considerar luego de que alguien te rompa el corazón:
*Llorar no atrae a los hombres, ni los hace regresar contigo. Llorar sólo despierta lástima y remordimientos. La lástima y el remordimiento no son amor.
*Cuanto más rápido aceptes que no funcionó, más valor adquieres ante los ojos de quien acaba de decidir que no eras lo que él buscaba.
*La vida sigue para ellos y que no importa lo que tú hagas, eso no cambiará.
*Al igual que nosotras, no aprecian el valor de lo que tienen hasta que lo pierden.
*En la mayoría de los casos ellos no llegan a tu vida con el plan maquiavélico de destruirte.
*Tener que romperte el corazón también les rompe el corazón a ellos.
*Luego de que pasan los años aún te recuerdan con cierto cariño, y a veces, hasta se preguntan por qué no siguieron contigo.
*Muchas veces se arrepienten de ya no estar contigo, pero no les gusta admitirlo.
*Ellos también sueñan con encontrar a alguien para vivir felices para siempre.
*A menos de que sean jugadores por naturaleza, decirte que te aman les cuesta mucho más que a nosotras.
*La inseguridad es una de sus peores enemigas.
*El orgullo y su estatus de "hombre" les sabotea el potencial de ser felices.
*Para ellos, casi siempre, el "pasto está más verde en la casa del vecino", y por eso a veces desperdician las oportunidades que les da la vida para ser felices.
*Tienen pánico de perder su libertad, hasta el día en que se dan cuenta de que compartir su libertad con la mujer a quien aman es mejor que ser libres en soledad.
*Los hombres también lloran.
*Mostrar su verdadero ser les cuesta más de lo que te puedas imaginar.
*Odian que las mujeres los ignoren.
*La mayoría prefiere perderte antes que admitir un error.
*Si te rompió el corazón una vez, lo más probable es que si sigues con él, te lo vuelva a romper.
*Ven la vida de manera más sencilla que nosotras.
*Odian las presiones y las complicaciones.
*A menudo dudan de sus propios sentimientos.
*Saben que el dolor físico no es la peor clase de dolor.
*Si te amaron, te van a extrañar.
*También sufren por amor y que tienen miedo de no poder hacerte feliz.
Los hombres pueden romperte el corazón y tú puedes romper el de ellos. El tiempo sí amortigua el dolor, y de cada experiencia puedes sacar al menos una gran enseñanza. Cuanto más rápido asimiles que ellos son tan humanos como nosotras, y que al igual que tú, en su búsqueda por la felicidad también se equivocan y lastiman, más rápido harás las paces con tu pasado y más cerca estarás de encontrar la verdadera felicidad. Morar en el rencor sólo te perjudica a ti.
Foto: Tomada de Insolitos.net
Tratar de ver qué aprendimos de esa experiencia puede cambiar la vida y acercar a la felicidad.
Comentarios
 Para poder comentar, debes estar registrado.. es fácil y rápido
Suscribirse a nuestros contenidos
Nombre:
Dirección de correo:
MÁS VISITADO
 
MÁS COMENTADO
SEMANA
 
MES
 
SIEMPRE