Suscripciones
Contáctanos
Come y duerme correctamente, ¡y ten un día perfecto!
Seguir estos consejos te ayudará a que tu organismo trabaje como se debe y siempre te sientas bien

MÉXICO (UNIV)._ Que levante la mano quien quiera que un especialista les diga cómo debe comer y cuándo, cómo debe dormir y qué tanto. Aquí se resaltan los tres principios de un horario saludable y específico para estas necesidades fisiológicas, que si no realizas adecuadamente, tu organismo sufre serias consecuencias:

 

1. Es obligatorio comer algo (aunque sea una botana) cada tres a cuatro horas, para darle “gasolina” al metabolismo, evita antojos y equilibrar los niveles de azúcar.

2. Combina proteína (carne, frijoles, nueces, huevo) y fibra (granos, verduras) en cada comida.

3. Muévete y toma agua todos los días y constantemente.

 

Ahora sí. Si tomas en cuenta esos puntos, el día podría ser “perfecto”:

 

6:30 A 7:00 Despierta con agua: Antes del café, té o comida, toma un vaso de agua con limón. Esto te ayudará a absorber mejor los nutrientes de cualquier alimento que ingieras al iniciar el día. Y la acidez del limón ayudará a equilibrar el tracto digestivo.

7:00 Camina: Esto es ideal para quemar grasa. Un pequeño entrenamiento de cardio después de despertarte y beber agua, como una caminata de 20 minutos, agotará tus reservas de energía, pero activará todo tu organismo. La idea es que sea una actividad sencilla y corta. Para nada debes echarte a correr o escalar por 2 horas con el estómago vacío.

7:30 Desayuna: Una media taza de avena es excelente. Tu cuerpo digiere la fibra lentamente y te sentirás llena ¡por horas! Para la proteína toma un vaso de agua sin grasas, yogur o un huevo cocido. Para la fruta puede ser media taza de moras para recibir vitaminas, antioxidantes y más fibra.

9:00 Toma agua (otra vez): Ya sabes que debes tomar agua varias veces durante el día, pero también es bueno programarlo. Si tu lengua se siente seca y tu orina está amarilla (brillante), estás empezando un proceso de deshidratación que puedes frenar con solo beber un vaso de agua natural.

10:00 Estírate y camina: Levántate del escritorio y camina cada hora o 90 minutos. Ve con una amiga por un vaso de agua, ve al baño, hazte unas sentadillas o baja las escaleras, ¡solo actívate!

10:30 a 11:00 Botana: Cada tres a cuatro horas es importante mantener tu energía para evitar antojos. Para fibra y proteína come una manzana con pedazos de queso o nueces. Trata de alargar el proceso de comer la manzana (idealmente de 10 a 15 minutos) y tómate ese rato para relajarte.

11:30 Toma agua y camina: Termina tu vaso de agua, llénalo de agua y tómate un multivitamínico si tu doctor lo aprueba. Este es el momento correcto porque la vitamina B y ciertos minerales te ayudarán a utilizar los carbohidratos. Luego camina cinco más y estírate.

13:00 a 13:30 Comida: Hazte una ensalada; empieza con lechuga, verduras y al final grasas. Pueden ser jitomates, zanahorias y hongos para una combinación saludable de vitaminas, minerales y antioxidantes. Agrega un poco de aguacate para las grasas, media tasa de proteína como pollo, atún, pavo o lentejas ¡y listo! Puedes complementarlo todo con un poquito de aceite de oliva, pero no le agregues fruta ni azúcar o aderezo.

14:00 Toma agua y camina: Esto te ayudará a evitar los antojos hasta la cena y a despejar un poco tu mente del estrés del trabajo, estira las piernas, ve al baño y retoma la rutina del día.

15:30 a 16:00 Botana en la tarde: Casi todos necesitan una botana entre el lunch y la cena, y aquí necesitas algo un poco más pesado (es decir, dulce). Combina proteína (puede ser yogur griego) y un poco de cereal (granola). También puede ser un plátano con una cucharada de mantequilla de maní o algo divertido como chocolate amargo.

18:00 a 19:00 Camina o ejercítate: Si no caminaste en la mañana, ahora es tiempo de hacer un poco de ejercicio. Justo a esta hora se te vendrán un par de antojos y es recomendable no ceder ante ellos y callarlos con un entrenamiento. Puedes ir al gym, caminar, subirte a la bici o correr por el malecón. El chiste es que hagas algo antes de ir a descansar a Tu Casa o durante tu recorrido.

19:30 Cena: Hay estudios que comprueban que empezar la cena con una sopa disminuye el apetito. Puedes hacer lo mismo y hacerte una baja en calorías, y para el platillo principal, un pedazo de carne blanca, ya sea atún, pollo/pavo o salmón con verduras (brócoli o espinaca son buena opción) y un poco de arroz.

21:30 Un postre: Espera una hora después de la cena para la última botana del día. Puede ser una media taza de moras con un poquito de chocolate derretido o una manzana con miel, un plátano maduro o una rebanada de melón. Evita alimentos procesados.

20:30 a 23:00 Vete a la cama: Asegúrate de dormir de siete a ocho horas diarias. Si duermes menos que eso, se eleva el riesgo de tener obesidad, diabetes, presión alta y problemas del corazón, sin mencionar que no dormirás bien y se te dificultará comer bien y hacer ejercicio al día siguiente. Toma otro vaso de agua antes de dormir y realiza tu ritual nocturno para terminar el día perfecto: recapitula el día, agradece, perdona y bendice.

TAGS: Tu Salud Dormir Alimentación Horario
Comentarios
 Para poder comentar, debes estar registrado.. es fácil y rápido
Suscribirse a nuestros contenidos
Nombre:
Dirección de correo:
MÁS VISITADO
 
MÁS COMENTADO
SEMANA
 
MES
 
SIEMPRE